¿Que son los Derechos de Autor?
¿QUÉ SON LOS DERECHOS DE AUTOR?

 

En término legales el concepto “derecho de autor” se utiliza para describir los derechos de los creadores sobre sus obras literarias y artísticas.

Las obras protegidas por derecho de autor van desde los libros, la música, la pintura, la escultura y las películas hasta los programas informáticos, las bases de datos, los anuncios publicitarios, los mapas y los dibujos técnicos.

Si eres autor de una obra o deseas conocer cuáles son tus derechos de uso sobre alguna obra ya protegida, podemos ayudarte.

 

¿Qué puede protegerse por derecho de autor?

La legislación no suele contener una lista exhaustiva de las obras que ampara el derecho de autor. No obstante, en términos generales, entre las obras habitualmente protegidas por el derecho de autor en todo el mundo están las siguientes:

  • las obras literarias como las novelas, los poemas, las representaciones escénicas, las obras de referencia, los artículos periodísticos;
  • los programas informáticos y las bases de datos;
  • las películas, las composiciones musicales y las coreografías;
  • las obras artísticas como los cuadros, los dibujos, las fotografías y las esculturas;
  • la arquitectura; y
  • los anuncios, los mapas y los dibujos técnicos.

La protección del derecho de autor abarca solo las expresiones, pero no las ideas, procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí. El derecho de autor puede amparar o no elementos como los títulos, los lemas o logotipos, dependiendo de que la paternidad de la obra sea suficiente.

 

¿Qué derechos se prevén en el marco del derecho de autor? ¿De qué derechos goza el autor de una obra? ↓

El derecho de autor abarca dos tipos de derechos:

  • los derechos patrimoniales, que permiten que el titular de los derechos obtenga compensación financiera por el uso de sus obras por terceros; y
  • los derechos morales, que protegen los intereses no patrimoniales del autor.

En la mayoría de los casos, en la legislación de derecho de autor se estipula que el titular de los derechos goza del derecho patrimonial a autorizar o impedir determinados usos de la obra o, en algunos casos, a recibir una remuneración por el uso de la obra (por ejemplo, por medio de la gestión colectiva). El titular de los derechos patrimoniales de una obra puede prohibir o autorizar:

  • la reproducción de su obra de varias formas, como la publicación impresa o la grabación sonora;
  • la interpretación o ejecución públicas, por ejemplo en una obra dramática o musical;
  • la grabación de la obra, por ejemplo en forma de discos compactos o DVD;
  • la radiodifusión de la obra por radio, cable o satélite;
  • la traducción de la obra a otros idiomas; y
  • la adaptación de la obra, como en el caso de una novela adaptada para un guión.

 

Ventajas de Registrar los Derechos de Autor

 El depósito o registro de una obra confiere una presunción de titularidad sobre la misma.

 Te permite negociar libremente la venta o cesión de los derechos de explotación de dicha obra sin riesgos.

 Puedes impedir que un tercero use tu obra sin tu consentimiento.

 Puedes ejercitar acciones contra aquellos que plagien tu obra o infrinjan tus derechos.

 Revaloriza tu obra, ya que el registro supone una protección.

 Rentabiliza tu inversión y dedicación a la creación.

 La marca es un activo que crece y prevalece en el tiempo y que además ayuda al consumidor a tener una percepción más favorable de tu organización.

 Mejora tu imagen a la hora de vender o licenciar tus derechos de autor a un tercero.